Dos misiles impactaron en una base iraquí que alberga tropas estadounidenses

0
343

Dos misiles impactaron este jueves por la noche (hora local) en la base iraquí de Kirkuk, la cual está ubicada al norte del país y alberga tropas estadounidenses e internacionales de la coalición contra el Estado Islámico (EI). De momento, no se reportaron víctimas fatales ni heridos.

La base es la misma que fue objetivo de un ataque con 30 misiles atribuido a la milicias proiraní Kataeb Hezbollah el 27 de diciembre de 2019 y en el que murió un contratista privado estadounidense, hecho que catalizó la sucesión de eventos que terminó con la muerte del principal general iraní, Qassem Soleimani el 3 de enero de 2020. Varios miembros de las fuerzas armadas estadounidenses y personal iraquí también resultaron heridos ese día.

En retaliación, Estados Unidos bombardeó cinco bases de la milicia iraquí en Irak y Siria. Algunas de ellas estaban destinadas a almacenar armas mientras que otras albergaban milicianos. El ataque dejó un saldo de 15 bajas, entre ellos comandantes.

Por su parte, los milicianos respondieron con un asedio de dos días fuera de la embajada estadounidense en Iraq. Cientos de manifestantes se dirigieron hacia las salidas de la Zona Verde, al grito de “los hemos quemado”, mientras que camiones transportaban las barras de hierro y las lonas de las tiendas desmontadas.

Los manifestantes destrozaron ventanas y las instalaciones de seguridad de la embajada estadounidense y solo cesaron por la tarde cuando la seguridad del Hashd se interpusiera entre la cancillería y los manifestantes.

El miércoles por la mañana, las fuerzas de seguridad estadounidenses de la embajada habían disparado brevemente granadas lacrimógenas para dispersar a la multitud.

En ese entonces, el ayatollah Alí Khamenei dijo, dirigiéndose al presidente Donald Trump: “No puede hacer nada. Todo esto no tiene nada que ver con Irán”. Sin embargo, el 3 de enero, el ejército de ese país llevó a cabo un bombardeo con drones en la ciudad iraquí de Bagdad en el que murió Soleimani.

Qassem Soleimani
Qassem Soleimani

El hecho convulsionó la geopolítica regional, al ser Soleimani considerado uno de los funcionarios de más alto perfil en la teocracia islámica y uno de los más estimados por sus partidarios.

Durante los días siguientes actores vinculados a Irán lanzaron misiles a posiciones estadounidenses en la región. Y el 8 de enero, el régimen ejecutó su respuesta más firme a través de un ataque con misiles a la base Al Asad en Irak.

Pese a que no se reportaron bajas e inicialmente tampoco heridos, con el correr de los días se informó que decenas de soldados habían sufrido lesiones traumáticas moderadas en el cerebro como consecuencia del hecho.

Al 10 de febrero, la cifra llegó a 109 soldados. De los militares lesionados, 76 han vuelto a sus labores, mientras que 26 están en Alemania o Estados Unidos para recibir tratamiento, y siete más están viajando de Irak a Alemania para ser evaluados y atendidos.

Horas después del ataque, y anticipando una posible respuesta por parte de Estados Unidos, Irán derribó un avión civil ucraniano que dejaba el país. Las 176 personas que estaban a bordo murieron. Pese a negar su responsabilidad durante días el régimen iraní finalmente lo admitió.

El hecho que Irán estaba al tanto de la real naturaleza del ataque había sido revelado por The New York Times, que en un reporte del 26 de enero reveló que los principales comandantes de la Guardia Revolucionaria de la teocracia islámica comenzaron a encubrir su responsabilidad al enterarse.

Según el periodista Farnaz Fassihi, autoridades del cuerpo que responde al Ayatola Alí Khamenei se rehusaron incluso a decírselo al presidente Hasán Rohaní, cuyo gobierno estaba negando públicamente que el avión había sido derribado.

Cuando finalmente le dijeron, les dio un ultimátum: les pidió que dijeran toda la verdad o él renunciaría. Entonces, 72 horas después de que se estrelló el avión, Khamenei se involucró y le ordenó al gobierno que reconociera su fatal error.

El 14 de enero, en tanto, el portavoz del Poder Judicial, Gholamhosein Esmaili, anunció que “algunos individuos” habían sido detenidos en el marco de la investigación local respecto del hecho. En el avión viajaban 176 pasajeros, entre ellos 82 iraníes y 63 canadienses, estos últimos en su mayoría con doble nacionalidad, y nueve tripulantes ucranianos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí