Coronavirus en Colombia: Cartagena respira por la cuarentena y sus aguas vuelven a ser cristalinas

0
723

La bahía de Cartagena, Colombia, volvió a sus orígenes y, por estos días, las aguas del cuerpo natural más importante de la ciudad capital de Bolívar volvieron a ser azul turquesa, como hacía muchos años no se veía.

Para muchos el hecho de que la ciudad haya prohibido el ingreso de todo tipo de embarcaciones a la bahía, para frenar el avance del coronavirus en la ciudad, ha favorecido que las aguas de la bahía se vean limpias y libres de contaminantes.

De hecho, el Centro de Investigación Oceanográficas e Hidrográficas del Caribe (CIOH) explicó que es evidente el efecto positivo en el medioambiente de la suspensión de las actividades marítimas que se ejercían cotidianamente en la bahía de Cartagena.

En la ciudad quedaron suspendidas todas las actividades marítimas desde el pasado 11 de marzo por decisión del alcalde William Dau, orden que fue refrendada posteriormente por el presidente Iván Duque. Desde ese momento, incluso, fue prohibido que los turistas hicieran uso de las playas para bañarse.

La medida, ordenada para mitigar y prevenir los contagios de la covid-19, obligó también a suspender la temporada de cruceros. A Cartagena se esperaba que llegaran hasta mitad de año unos 45 barcos, con una proyección de 150.000 pasajeros.

«El resultado inicial sobre el cambio observado en la bahía es producto del no tránsito de botes y embarcaciones menores cuyas actividades mantienen en agitación permanente sus aguas», explicó la teniente de navío Natalia Burgos Uribe, jefe del área de Protección del medio marino del CIOH.

Agregó, además, que en muchos casos estas embarcaciones aportan derrames oleosos y contaminantes, eventos típicos que se han presentado en años anteriores para esta misma época y contribuyen a la contaminación.

La bahía de Cartagena en tiempos de coronavirus
La bahía de Cartagena en tiempos de coronavirus Crédito: Foto: Jesús David Moreno

Para Burgos, los efectos positivos sobre este ecosistema marino tienen que ver con que, al no presentarse la agitación constante del agua, la sedimentación de la misma baja y se estanca, lo que provoca la transparencia de las aguas cartageneras, donde por estos días es posible observar a simple vista cardúmenes de peces.

Burgos añadió que, al no tener contaminantes ni perturbaciones, se logró una sedimentación de materiales en el agua que permite que estas se vean transparentes.

Sin embargo, para los vecinos de Bocagrande y el Laguito, dos de las zonas más concurridas por los turistas en Cartagena, el gran enemigo de la bahía es el Canal del Dique, brazo artificial del río Magdalena, que descarga a cada segundo millones de sedimentos y contaminantes.

«Es muy importante para Cartagena que se sepa que el canal del Dique es el mayor aportante de la contaminación de las Islas del Rosario y de la Bahía. Todos los años, por esta época, y ante la ausencia de lluvias, el canal de Dique no baja tan cargado de sedimentación y por ello las aguas de la bahía lucen transparentes», manifestó Gina Olmos, de la Junta de Acción Comunal de Bocagrande.

No obstante, también es cierto que por estos días de aislamiento obligatorio la bahía luce libre de cruceros y barcos mercantes que descargan toneladas de contaminantes a su paso por Cartagena.

El fenómeno en las aguas está siendo evaluado por el CIOH, entidad que recuerda que las riquezas naturales del país necesitan un descanso de las actividades humanas para que se sigan conservando.

Para Burgos, las aguas de la bahía de Cartagena seguirán siendo transparentes durante el tiempo del cese de las actividades marítimas en la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí